miércoles, 20 de octubre de 2010

Decepcionada con el mundo. Los malos a veces ganan


Después del cabreo de ayer, resulta que gracias a la llamada de un buen amigo (que no diré el nombre para no comprometerle) sumó varios puntos. Me ilustró sobre las posibles consecuencias de mis futuras acciones.

Ahora ya nadie se puede quejar en público de estas cosas porque pueden emprender acciones legales por ello.

¿Dónde coño están los sindicatos ahora? Los autónomos no solo tenemos que aguantar como los trabajadores nos miran como empresarios y los empresarios como Don Nadie, si no que además aguantamos los impagos de los demás sin rechistar, por miedo y encima no podemos decirlo públicamente porque pueden emprender acciones legales serias contra nosotros. ¿Esto qué mierda es?

Me da asco este país sobreprotector con los brivones y vagos, que no solo fomenta la falta de emprendizaje, sino que además estamos con el culo al aire constantemente, donde hay libertad de expresión hasta donde la Agencia de Protección de Datos te deja, claro...

Los morosos arruina-freelance con sus buenos vinos y los chuletones en los resaurantes mientras los demás nos dejamos las pestañas hasta las mil para sacar adelante sus trabajos... y luego no cobrarlos.

Tenemos lo que nos merecemos... una sociedad que solo sueña con ser funcionaria del Estado y sin emprendedores que paguen impuestos y generen empleo para sostenerlo. Por nosotros nadie ha ido a la huelga. Somos invisibles.

El día que pueda me largo de aquí, pero estoy ya pensando en alternativas para continuar con mi propósito... esto no se va a quedar así. Tengo casi 15 días para darle vueltas al coco. Quien hace la ley hace la trampa... alguna rendija habrá.

4 comentarios:

Always Candy dijo...

Mucho ánimo! Tienes todo mi apoyo, cuál es tu twitter?

Begoña Antón dijo...

mucas gracias :( mi twitter es @B_Anton

ToninoCaratone dijo...

Llevo de freelance bastantes varios años. Mi consejo es claro. Si quieres cobrar tienes que hablar con un "buen" abogado, es la única manera de cobrar el dinero íntegro, si no te van a tener amargada todo el tiempo que estes trabajando con ellos y además racaneando dinero a la hora de pagar, no les trabajes más y que el abogado se ocupe. Vivirás con dignidad y tranquila.

Fulgencio dijo...

Por alusiones...no todos los funcionarios somos unos parásitos...algunos estamos comprometidos con nuestro trabajo.

En mi caso me encanta mi trabajo, donde puedo ayudar a que esta sociedad, en la que vivimos, sea más justa.

Tienes mucha razón en lo que dices, este país no se tiene cultura de emprendedores, se tiene la cultura de aprobar la oposición, y lo que es peor sin vocación.

Saludos y felicidades por tu Blog