viernes, 25 de marzo de 2011

No siempre menos es más (no me toques los valores)


Esta semana he estado muy cabreada. Os voy a contar una historia real.

Tengo una amiga gordita que tiene una hija también gordita. No voy a dar nombres porque a las niñas hay que protegerlas y esto lo estoy escribiendo sin que lo sepa la madre...

Ambas son bellísimas por dentro y por fuera. Ambas tienen un estilazo total. La mamá pasa de complejos, pero su tiempo le ha costado. La niña tiene 11 años y le sobran unos kilitos, pero seguramente cuando se enamore los perderá... como nos ha pasado a todas. A veces la niña mira merendar a otras niñas un plato de tortitas con chocolate frente a su leche desnatada...

La pasión de esta niña es bailar. Lo que sea. Aunque tiene alma de hip-hopera, se atreve con el ballet, el funky y lo que le echen... Desde hace varios años estudia en la ESAEM (Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga) y jamás he visto a nadie tomárselo tan en serio.

Prepara el modelito de las clases, se pinta las uñas de los pies de color rosa para que no se vean las uñas machacadas por las puntas de ballet. En cuanto llegas a casa, planta en iPod en medio de la mesa y te hace unos bailecitos que ni Beyoncé y Lady Gaga juntas... y se va a la cocina con su colacao improvisando posturas de ballet...

Todas sus compañeras son delgadas. Sobre todo una, que se siente la digna sucesora de Beyoncé y que era su amiga en el cole. Los fines de semana que la hija de mi amiga la hospedaba en su casa a tutiplén a cambio de unos días "de niñas" viendo Disney Channel. La sucesora de Beyoncé en cuanto entraba en la ESAEM pasaba de la hija de mi amiga y se ponía con otras niñas más delgadas porque una gordita "le estropeaba los bailes".

Ese tipo de cosas lo ha llegado a superar.

La semana pasada, después de una llantina tremenda, decidió abandonar la escuela.
Esta vez le fallaron los profesores... relegada a lo último sólo por su físico.

Me quedé sin palabras...

Los niños siempre son crueles, pero el papel de los adultos es la de proteger y aprender a gestionar esas frustraciones. Mi desprecio hacia esos profesores es infinito... ¿Qué clase de valores están inculcando a sus alumnos? ¿Qué van a triunfar sólo si son monas y mueven bien el culito?

Es posible que la hija de mi amiga no acabara siendo la bailarina principal de un ballet clásico... bueno, ¿Quién sabe? pero hay más profesiones en torno a la danza. Con lo creativa que es no me extrañaría que acabase siendo una coreógrafa excelente.
¿Qué clase de profesores están allí? No lo entiendo.

Buscando, buscando, encontré el Russian Big Ballet. Estas señoras lo hacen genial.

Señores del ESAEM... son unos mierdas!!! Un profesor además de formar, EDUCA... y lo tiene que hacer en unos valores sólidos basados en el respeto.
Como diría Fernando Fernán Gómez.... VÁYASE USTED A LA MIERDA!!!

La imagen personal va de hacer sentir felices a las personas aceptando como son y realzando todo lo bello que todos tenemos.

No me gusta la tiranía de un único modelo de belleza impuesta...


8 comentarios:

Deby dijo...

Basta ya. ¿En qué mundo vivimos? ¿Es justo castigar a una niña por su físico, quitándole lo que más ama?

Begoña Antón dijo...

No, no es justo... y lo que más me preocupa es qué clase de docentes hay por el mundo...

Anónimo dijo...

No se que tipo de profesores son sinceramente, pero no se sienten como tales...Un profesoro valora a sus alumnos por el grado d sus capacidades..no por el fisico..k es el fisico si no mas k el envoltorio que puede envolver tdo tipo de sorpresas. Esta gente en vez d maestros deberian llamarse pekeños hitlers..ya que imponen unos canones d perfeccion (xra ellos) basads en el fisico..En conclusion no saben la gran alumna que han perdido. Palabra de una maestra!! :) *Aida*

Panta REI dijo...

Un verdadero profesor animaría a su alumna a alcanzar su sueño por encima de todo. El talento es lo que importa.

Ocioenlaociosfera dijo...

Muy bien dicho!! Una injusticia en toda regla!!

BasMove dijo...

Hola Begoña!

Me llamo Chalo y junto a más personas hemos montado un pequeño proyecto relacionado con la formación en danza urbana al que hemos llamado BasMove. Llevamos ya más de dos años organizando workshops con coreógrafos reconocidos nacional e internacionalmente y desde luego, una de las cosas que siempre valoramos de los profesores es su capacidad para enseñar "pasos de baile" y transmitir al alumno, pero también que sean capaces de desarrollar como personas a esos jóvenes bailarines motivándoles, ilusionándoles y en definitiva, formarlos como bailarines y como personas.

Gente como los profesores que describes no tiene cabida en este mundo!

Creemos que con nuestra labor formativa en la danza urbana lo que estamos inculcando finalmente a los adolescentes es un estilo de vida diferente al que está acostumbrada la sociedad en los últimos años y que éste es nuestro fin último con BasMove.

Begoña Antón dijo...

Jo, gracias... y en qué ciudad estais???

BasMove dijo...

En Granada! :)