sábado, 13 de febrero de 2010

Premios Cámara de Comercio


Ayer tuvo lugar la entrega de Premios Cámara de Comercio de Granada. Un acto pulcro y bien organizado gracias a su responsable de Comunicación, Fátima M. Abril.
La verdad es que recibir un premio tiene su aquel, y más cuando está cayendo la que está cayendo... Hoy, ser emprendedor es ser un valiente romántico dispuesto a dejarse la piel.

Sólo hubo una cosa que no me gustó nada de nada y es que hubiera una categoría de "mejor empresaria mujer". Este tipo de cosas no nos hacen un gran favor. El mercado no entiende de géneros y unos buenos resultados dependen de otros factores. Es algo retrógrado y machista que pienso que si está ahí es porque el empresariado granadino nos ve como un ave rara y no como unas compañeras más. Lo que debe distinguir a una empresa dirigida por una mujer es precisamente el no querer parecer una empresa de hombres, si no aplicar todas esas cualidades que nos hacen diferentes para lograr realidades como la conciliación de la vida familiar y laboral, sostenibilidad con el medio ambiente y economía social.

El hecho de tener una categoría aparte donde competir, me hace sentir discriminada.

3 comentarios:

Paloma dijo...

Completamente de acuerdo con el modelo, si el modelo mujer es distinto y debe de serlo, ¡fuera! esas mujeres que llegan por copiar un modelo que ya ha fracasado (crisis mundial) y no solo económica, no, crisis en las familias, con nuestros mayores y menores, stress, mala salud, malos hábitos etc.,
Nosotras podemos hacer otro tipo de economía, podemos ser madres, empresarias, directivas, cuidadoras, educadoras, amigas, compañeras y creo que tenemos mucho que aportar y si nos merecemos un premio, ese será cuando nuestro modelo vea la luz, cuando acaben los miedos a dejarnos pilotar.
Me hace gracia cuando escucho que las mujeres no queremos puestos de responsabilidad porque no somos ambiciosas en nuestras carreras profesionales, pero la verdad es otra, la verdad, y el dato se dio cuando conocimos el numero de hijos que tienen nuestros ministros y el que tienen nuestras ministras, vicepresidenta etc...No queremos puestos de responsabilidad tal y como vosotros, compañeros, habéis diseñado esos puestos, son decisiones muy inteligentes, no queremos pasar a atrabajar 14 horas, por un cargo, dejar abandonada a la familia y dejar de tener vida, no queremos, no.
Pero cuando tengo los datos de cuantas mujeres emprenden, de cuantas llevan sus empresas y todo la responsabilidad recae en ellas, entonces se que así si estamos dispuestas a pilotar, pero con nuestro modelo y sin miedo a decir, señoras, señores comemos en 20 minutos y nos reunimos prontito que tengo que recoger a la niña del conservatorio y llevarla a natación, o aprovechamos tal evento y nos reunimos ese día para ahorrar costes y ya que estamos fuera después del evento resolvemos todo ;D
Debemos intentar tener más calidad de vida, que la tengan las personas que nos rodean, ser más eficientes optimizar los recursos y debemos centrarnos en buscar y encontrar soluciones, vengan de donde vengan, probémoslo todo, hasta conseguir entre todos y todas juntos, un mundo mejor.

Celia dijo...

La verdad es que con esos premios nunca sé qué pensar. No sé si es mejor que existan para que al menos las mujeres que emprenden tengan algo de visibilidad (porque si están englobadas en la categoría general, los que los conceden, que suelen ser hombres, no van a pensar en ellas) o es mejor eliminarlos y trabajar para que sean visibles en un único grupo, ya que al final, vivimos y trabajamos todos juntos, no divididos por categorías.
Lo que sí tengo claro es que hablar de conciliación de la vida laboral y familiar sólo para referirse a las mujeres nos hace un flaco favor: nosotras hemos conciliado siempre, pero es a ellos a los que les cuesta incorporarse al trabajo en casa.

Roberto dijo...

esto es muy cierto!