domingo, 20 de mayo de 2012

Elogio de la memoria

Ya puedo decir con orgullo que no soy vieja, soy simplemente Vintage...
Sacando cosas antiguas de cajas de viejas mudanzas, encuentro estos tesoros. Mi calculadora científica Casio y un mapa de España de los que mi madre me compraba en la papelería Ruano de Salamanca.


No debemos olvidar que los que nacimos en los 70 calcábamos los dibujos en los cristales de clase, llevábamos calculadoras al colegio y las "infografías" de la época las hacíamos recortando fotos y pegándolas en cartulinas.

Cada día me apetece volver un paso atrás más y llevar una vida un poco más analógica, más lenta y monotarea.

De momento, un día  a la semana la he declarado "libre de pantallas" y demás artilugios tecnológicos. No atiendo llamadas, ni correos, ni RR.SS y solamente me reúno físicamente o me meto de lleno en mi ganchillo, con mi alter ego Louis et Moi.

4 comentarios:

ines dijo...

Pues me parece una decisión tan buena que te la voy a copiar! "tarde sin tecnología"

Por cierto, los que nacimos en los 80 también calcábamos dibujos en los cristales y hacíamos rios y montañas con plastilina! jo! que recuerdos :)

Iván Delgado dijo...

La mismita calculadora que me compraron mis padres en BUP :). Venia de perlas esa funda para meter la chuleta debajo jajaja. Y esos mapas yo los heredé incluso de mi tía que a su vez alguno era de mi padre. Que buenos tiempos. Debe ser que me hago Vintage yo también que me harta tanta falta de comunicación carnal en este mundo digital 0.0

Juanjo Rengel dijo...

Buena idea y necesaria idea... Begoña yo quiero verte...!

David dijo...

Como en matematica no me va muy bien trato de tener la calculadora siempre conmigo que me salve a la hora de hacer cuentas. Deberia aprender calculo diferencial para la próxima semana pero me resulta complicadísimo y no lo puedo entender por nada