martes, 27 de julio de 2010

Curvas rotundas y mujeres poderosas en la moda




Últimamente estoy viendo detalles que apuntan a que las modelos de tallas grandes están aquí para quedarse y no para cubrir la necesidad de unos cuantos catálogos mas.
Como dice un buen amigo mío, "las curvas son acogedoras, rotundas, sexies y poderosas".

Quédate con algunos de estos nombres porque seguramente pasarán al universo de las tops, aunque a partir de la talla 44. Hay mujeres de todas las formas y tamaños y, por fin, la belleza de las curvas queda patente en algunas fotografías de moda realmente impactantes.

Tara Lynn, Cristal Renn, Inga Eiriksdottir o Marquita Pring ya no son las modelos desconocidas que eran fotrografiadas con cierta repulsión y prisa antes de que llegaran las modelos de la talla 34.



Pero todo esto no es casualidad... el mago de todo esto es Gary Dakin, responsable de la división de tallas grandes de la prestigiosa agencia de modelos Ford Models. Está consiguendo que grandes publicaciones realicen reportajes con tallas grandes... a pesar de que muchos se están echando las manos a la cabeza.



El caso es que las lectoras lo agradecen... es importante ver que cualquier mujer puede ser bella, indepedientemente de su talla. Es más, en una ocasión vistieron con el mismo traje a Tara Lynn junto a una modelo de talla 34, y según palabras de Dakin, "Tara parecía una diosa" al lado de la otra, anodina y sin vida.


Otro de los beneficios colaterales es que muchas de estas modelos, antaño atormentadas con conseguir una talla que ni era la suya ni resultaba saludable, han demostrado que todo es posible y que la odiosa expresión de "Dios creó a los maricones para que las alumnas gordas tuvieran con quien bailar en la fiesta de fin de curso" es ya agua pasada ante la culminación de este fenómeno.


Siempre me he avergonzado de mis curvas, de mis redondeces, de mis pliegues... He llorado en probadores porque el espejo no me devolvía la imagen flaca y espigada de las revistas. Muchas amigas mías también. Este es el momento de sacarlas a pasear, de contonear las caderas y lucir exuberantes...
¡¡¡chicas, las curvas son cool!!!


8 comentarios:

decomprasporalmeria@hotmail.com dijo...

Me ha encantado tu post!! Ay que alegría que estamos de moda!! Vivan las tallas normales, las mortales con curvas también somos sexies y súper femeninas.
Me gusta mucho el estilo de tu blog y tu trabajo, es especial.
Un beso desde la provincia de al lado...

Begoña Antón dijo...

Joooo muchísimas gracias!! con comentarios así dan ganas siempre de ponerse a escribir...
Viva la diversidad de modelos de belleza, y que nos pongamos tristes en el probador nunca.
Un saludo a Almería!!

Coconó dijo...

Yo estoy vosotras.. ahora solo falta que los modistos hagan la misma ropa más allá de la talla 42 para que de verdad no nos pongamos tristes al entrar en los probadores...

Amapola dijo...

Y la verdad que es maravilloso ver lo fabulosas que se ven en esa ropa, por que así es como se ve una mujer de verdad.
Saludos :)

Diana dijo...

Espero que esto de las tallas grandes no sea sólo una moda. Yo también lo he pasado muy mal, simplemente yendo de compras y no encontrando nada de mi talla. Pero hace tiempo que me he aceptado tal y como soy y con mi talla 46 me veo estupenda. Encontrar ropa que me guste me sigue costando, pero suelo comprarla por internet en tiendas como Venca. Las curvas están de moda chicas!

Begoña Antón dijo...

Ya era hora que las mujeres de verdad dejáramos de ser invisibles, sin importar la talla.
Es genial ver que una chica con talla grande es sexy a morir.

Divina Pagana dijo...

Me ha encantado este post. Que importante es poder ver estas imágenes, que sirven para aceptarnos y querernos. Precioso Bego.

Begoña Antón dijo...

Muchísimas gracias Divina Pagana. La verdad es que cuando ves estas fotos ya no piensas de manera tan rotunda que la delgadez extrema es bella... Lo más interesante de todo es la diversidad de tallas, de formas y modelos de personas. Lo que te hace guapa no es estar flaca, es ser feliz, tener un pelo con el que te sientas una diosa y una ropa que desprenda tu personalidad. Eso, y saber pisar con unos buenos tacones el suelo... aunque sea para luego ir con unas bailarinas.